Carrito: 0,00€
X Isuu Mastodon
  • info@bio-farma.es
  • Transporte gratis a partir de 36,30€ España
Carrito: 0,00€

Impotencia: Causas, Tratamientos y Prevención

Problemas Sexuales en Hombres: Tipos de disfunción eréctil, que van desde la impotencia (incapacidad para mantener una erección) hasta la dificultad para lograr una erección. Las causas de esta condición abarcan factores físicos, psicológicos, hormonales y problemas de pareja.

Impotencia: Causas, Tratamientos y Prevención Impotencia: Causas, Tratamientos y Prevención

El deseo sexual es un aspecto que varía a lo largo de la vida tanto en hombres como en mujeres. Estas variaciones están relacionadas con eventos como el inicio o fin de relaciones, embarazo, menopausia, andropausia, enfermedades y el uso de medicamentos.

Síntomas de la disminución del deseo sexual:

Se pueden identificar síntomas que indican una disminución del deseo sexual, que incluyen: Una reducción significativa en el interés por mantener relaciones sexuales, que también afecta la masturbación. Preocupación por la falta de apetito sexual. Ausencia de fantasías o motivaciones sexuales.

Causas de la disminución de la libido:

Las causas de la disminución o ausencia de libido pueden ser diversas y se pueden clasificar en cuatro categorías principales.

  • Causas físicas: Dolor durante las relaciones sexuales, que puede llevar a una aversión por el acto sexual. Intervenciones quirúrgicas que afectan los órganos genitales o las mamas, lo que puede influir en la autoimagen y la función sexual. Enfermedades, como cáncer, diabetes, artritis y enfermedades neurológicas. Medicamentos, incluyendo antidepresivos y otros que pueden impactar en la libido. Rutina diaria, como el consumo excesivo de alcohol, estrés y fatiga, que pueden afectar el deseo sexual.

  • Causas psicológicas: Depresión y ansiedad. Experiencias sexuales traumáticas. Problemas de autoestima. Antecedentes de maltrato o abuso sexual.

  • Causas hormonales: Menopausia, que lleva a una disminución de la libido debido a la disminución de los niveles de estrógeno y a la sequedad vaginal. Embarazo y lactancia, que pueden causar cambios hormonales y fatiga.

  • Andropausia en hombres.

  • Problemas de pareja: Conflictos y falta de comunicación en la relación. Cuándo buscar ayuda de un especialista: Si la falta de deseo sexual se convierte en una preocupación, se recomienda buscar la asistencia de un profesional. En muchos casos, esta situación puede resolverse con el adecuado asesoramiento.

 

Definición de libido baja en hombres:

La libido se refiere al deseo de experimentar placer sexual. La libido baja en hombres significa la falta de interés en el placer sexual. Se pueden identificar varios tipos de disminución de la libido, como la carencia de deseo primario, secundario, generalizada y situacional.

Causas de la libido baja en hombres:

Las causas de la libido baja en hombres pueden ser variadas y multifactoriales, incluyendo factores fisiológicos, psicológicos, tóxicos y enfermedades debilitantes. Algunas causas comunes incluyen la edad, déficit de testosterona y trastornos relacionados, factores psicológicos, problemas de pareja, enfermedades sistémicas, el consumo de ciertos medicamentos y factores multifactoriales.

Relación entre apetito sexual y disfunción eréctil

Es muy frecuente que la libido baja se acompañe de otros tipos de disfunción sexual. Por ejemplo es típico que los hombres con disfunción eréctil sufran secundariamente un descenso de su libido. Y, a la inversa, también es frecuente que, hombres que sufren descenso de la libido por cualquier motivo, sufran secundariamente disfunción eréctil.

Relación entre la testosterona y la libido

Desde el punto de vista hormonal, la testosterona tiene un papel central en la mantenimiento de una función sexual normal, especialmente en el hombre. Es la hormona responsable del los caracteres sexuales masculinos como la barba y la mayor musculatura que la mujer y también del mayor apetito sexual. Como es de esperar, la testosterona desciende conforma a la edad lo que explica, en parte, el progresivo descenso del apetito sexual que sufrimos los hombres de forma fisiológica.

Relación entre salud general, salud cardiovascular y libido

Es obvio que un mal estado de salud general resulta contraproducente para el apetito sexual. Los hombres que no cuidan su dieta, no hacen ejercicio y no descansan bien, entre otros factores, tienen mayores probabilidades de sufrir problemas sexuales. En este punto, la salud cardiovascular es especialmente importante ya que la capacidad eréctil del pene depende en gran medida de su correcto funcionamiento.

Salud psicológica y de pareja

La función sexual está claramente ligada al estado emocional y a la complicidad y salud de la relación de pareja. Cuando hay problemas de pareja, el apetito sexual se resiente y merece la pena poner el foco en este factor dado que puede aportar grandes beneficios a cambio de un pequeño esfuerzo.

¿Cómo se estudia la falta de libido?

Antes de realizar cualquier prueba o recomendar un tratamiento «a ciegas», es necesaria una valoración clínica detallada por parte de un médico experto en el tema.

Entrevista clínica urológica

En la práctica clínica, lo primero que es realizar una entrevista al paciente y una exploración física en profundidad en busca de los siguientes detalles:

Cronología del problema: cuando empezó, ver si ha progresado o si ha evolucionado muy rápido. Por ejemplo, cuando el inicio del problema ha sido muy brusco, es habitual que se trate de un problema de «ansiedad situacional», un problema de pareja u otro problema emocional-psicológico.

Factores de riesgo para alguna de las causas citadas: 

Enfermedades, toma de fármacos o drogas, estado general de salud, etc. Cuestionarios validados específicos de función sexual: estos cuestionarios nos ayudan a detectar y valorar de forma objetiva y sistemática el deseo sexual para asegurar que no nos olvidamos de ningún detalle. Los que más utilizamos son el «International Index of Erectile Function (IIEF)», el «Sexual Health Inventory for Men (SHIM, or IIEF-5)» y el «Sexual Arousal, Interest, and Drive Scale (SAID)».

Valoración de conflictos emocionales, interpersonales y de pareja: 

Es uno de los grandes olvidados cuando, en realidad, se trata de una de las causas más frecuentes y que además se puede tratar de forma eficaz mediante psicoterapia.

Exploración física

A nivel de la exploración física buscamos los siguientes detalles de interés: Presencia de pulso en las arterias femorales que orienten hacia un problema vascular como una placa de ateroma que impide el correcto flujo sanguíneo hacia el pene.

Valoración del pene

En busca de lesiones que sugieran enfermedad de La Peyronie.

Pérdida de caracteres sexuales masculinos 

Como reducción de la barba, aumento del tamaño mamario o testículos de pequeño tamaño que orienten hacia un déficit de testosterona. Evaluación del reflejo cremastérico (elevación del testículo al acariciar la zona interna del muslo) para comprobar la integridad del centro neurológico de la erección. Simplemente con esta valoración clínica podemos orientar la causa del problema en prácticamente el 100% de los casos. A partir de aquí, se solicitan las pruebas que se consideren necesarias para confirmar la causa y decidir el mejor tratamiento.

¿Qué pruebas debo hacerme para estudiar la libido reducida?

Análisis de sangre

Primero, será necesario realizar un análisis básico de salud que incluya glucosa, lípidos (colesterol, triglicéridos) hemograma y un estudio metabólico básico para evaluar la función renal y hepática. En segundo lugar, también resulta imprescindible estudiar las hormonas sexuales. De entrada, al menos la testosterona total y, si se confirma su déficit, ampliar el estudio con gonadotropinas (FSH y LH). Por último, según la sospecha y antecedentes del paciente, puede ser necesario estudiar otras hormonas, principalmente hormonas tiroideas y prolactina u otros parámetros analíticos más específicos. Otras pruebas Dado que la reducción de libido puede ser secundaria a una disfunción eréctil previa o a un trastorno de la eyaculación, también pueden ser necesarias pruebas dirigidas a estudiar estos otros problemas: Test de tumescencia peneana nocturna. Ecografía de arterias peneanas profundas. Angiografía de arterias del pene.

¿Cómo se trata?

Como siempre, lo ideal es ir a la raíz del problema así que el tratamiento de la falta de apetito sexual depende de la causa.

Baja libido de origen psicológico

El tratamiento consiste principalmente en psicoterapia orientada a tratar el problema de base: ansiedad, depresión, etc. Y también psicoterapia de pareja.

Déficit de testosterona (hipogonadismo)

Si el problema es el déficit de testosterona, lo primero es detectar si este se debe a un problema potencialmente curable. Si no es así, con la ayuda de un especialista en endocrinología se debe valorar el inicio de suplementos con testosterona. Como por ejemplo, Nat-SX de Espadiet.

Fármacos o drogas

Cuando el problema es de origen tóxico debemos valorar el riesgo/beneficio de retirar o mantener el fármaco en cuestión. Por supuesto que si se trata de drogas, recomendaremos suspender su uso de forma tajante. Pero, desgraciadamente, en el caso de opiáceos o antidepresivos, no siempre podemos retirar la medicación. En estos casos debemos hablar con el médico que indica estos fármacos y estudiar si se pueden retirar, reducir la dosis o cambiar por una alternativa sin efectos sobre la libido. Otros problemas de salud general Independientemente de la causa, mejorar el estado general de salud, siempre resulta beneficioso sobre el apetito sexual. Las recomendaciones básicas son cuidar la dieta y el descanso nocturno, hacer ejercicio y , en la medida de lo posible, reducir el estrés.

¿Existe algún riesgo a largo plazo?

No existe ningún riesgo directo como tal pero sí de problemas relacionados. Por ejemplo, a nivel psicológico, se puede caer en un circulo vicioso en el que la depresión provoque pérdida de libido y esta, cierre el círculo empeorando todavía más la depresión. Por otro lado, a nivel hormonal, si el origen del problema es un déficit de testosterona, este puede provocar alteraciones en otros órganos y sistemas como osteoporosis, pérdida de bienestar psicológico o aumento del riesgo cardiovascular.

¿La pérdida de apetito sexual afecta a la fertilidad?

Aunque no tiene por qué afectar a la fertilidad a largo plazo es obvio que, la falta de apetito sexual, limita las oportunidades de tener un encuentro sexual y por tanto de engendrar descendencia. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la repercusión sobre la fertilidad no depende de la propia libido sino de la causa de fondo que genera el problema. Por ejemplo, si la reducción de libido se debe a un pequeño conflicto emocional, se resolverá sin mayores problemas. Sin embargo, si se debe a un déficit de testosterona grave o a otra enfermedad debilitante, la fertilidad sí que podría verse afectada de forma irreversible.

¿Cuando debo consultar al médico?

Ante cualquier descenso de libido que afecte a tu calidad de vida, especialmente si no desencadenante claro.

¿Cómo puedo aumentar mi deseo sexual?

En primer lugar, te aconsejo que consultes con un urólogo para valorar el origen del problema. Eliminarlo de raíz será la mejor forma de aumentar tu deseo sexual. Por otro lado, si no tienes ningún problema detectable, mi consejo es que acudas a un sexólogo/a.

¿Existe algún tratamiento natural?

A nivel médico un tratamiento natural que mejore la libido y que haya demostrado eficacia en estudios científicos es el Nat-SX de Espadiet.

 

Disfunción eréctil: causas, diagnóstico y tratamiento

IMPOTENCIA:

 

Te contaré qué es y cuando se considera un trastorno, tipos de disfunción eréctil y causas que la provocan, como se diagnostica y cómo se estudia a nivel médico, a qué edad empieza, cómo se trata y cómo se previene además de otras dudas frecuentes. La disfunción eréctil, también conocida como "impotencia", es una condición en la cual un hombre experimenta dificultad para lograr y mantener una erección lo suficientemente firme y duradera como para tener relaciones sexuales satisfactorias. Se considera un trastorno cuando esta dificultad ocurre de manera repetida y se mantiene en el tiempo. Los episodios aislados de dificultad para la erección, conocidos como "gatillazos", no se consideran disfunción eréctil, ya que son comunes y suelen resolverse por sí mismos sin mayores repercusiones.

Existen varios tipos de disfunción eréctil:

  • Impotencia coeundi: incapacidad para mantener una erección durante el coito.

  • Impotencia erigerandi: incapacidad para lograr la erección del pene.

  • Impotencia generandi: incapacidad para procrear incluso si se logra la penetración.

  • Impotencia psíquica: cuando el problema de erección se debe a causas psicológicas.

La disfunción eréctil no se define de manera cuantitativa, sino cualitativa, y se clasifica según la gravedad del problema: Posibilidad de lograr erección en algunas ocasiones, pero no de manera consistente. Posibilidad de lograr erección, pero no durante el tiempo necesario para mantener una relación sexual satisfactoria. Posibilidad de lograr erección, pero no con suficiente firmeza para la penetración. Incapacidad para lograr una erección en la mayoría o en todas las ocasiones.

Las causas de la disfunción eréctil son diversas y pueden estar relacionadas con factores como la edad, enfermedades cardiovasculares, diabetes, factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, tabaquismo, sedentarismo, alcohol, etc.), enfermedades renales o neurológicas, factores psicosociales (depresión, estrés, problemas de pareja), fármacos, drogas recreativas, enfermedades endocrinas, trastornos del sueño, entre otros. En particular, algunos medicamentos pueden provocar problemas de erección, y se estima que hasta el 25% de los problemas de erección son causados por tratamientos farmacológicos. La probabilidad de desarrollar disfunción eréctil aumenta con la edad, y su riesgo se incrementa significativamente a partir de los 40 años. Sin embargo, la disfunción eréctil puede ser temporal o permanente, dependiendo de su causa.

El diagnóstico de la disfunción eréctil implica una evaluación clínica profunda, que incluye una entrevista médica, una exploración física y análisis de sangre para evaluar factores hormonales y cardiovasculares. Además, se pueden realizar pruebas de tumescencia peneana nocturna, ecografías de arterias peneanas, y otras pruebas específicas según sea necesario.

El tratamiento de la disfunción eréctil depende de la causa subyacente. Esto puede incluir la corrección de problemas de salud generales, el tratamiento del hipogonadismo (déficit de testosterona), la terapia psicológica, modificaciones en el estilo de vida, medicamentos como los inhibidores de la fosfodiesterasa-5, tratamientos locales o dispositivos mecánicos, y en casos graves, cirugía. Para prevenir la disfunción eréctil, se deben tomar medidas para mantener una buena salud cardiovascular, incluyendo hacer ejercicio regularmente, mantener una dieta equilibrada, evitar el tabaco y el exceso de alcohol, controlar los factores de riesgo como la hipertensión y la diabetes, y reducir el estrés.

El apoyo de la pareja es fundamental en el tratamiento y manejo de la disfunción eréctil, y existen diferentes opciones de tratamiento en casos de disfunción eréctil en pacientes con diabetes.

En cuanto a los tratamientos naturales, se ha estudiado la eficacia de ciertos suplementos y hierbas para mejorar la función eréctil. Algunos de los que han mostrado resultados positivos incluyen el Nat-SX  , la DHEA, la L-Arginina, el ginseng y la propionil-L carnitina.


 

Fuentes:

https://www.centroginecologicolua.com/disminucion-o-ausencia-de-libido-en-las-mujeres-cuales-son-los-motivos_fb41922.html

https://urologiapepauguet.com/blog/bajo-apetito-sexual-falta-libido-hombres/

https://urologiapepauguet.com/blog/disfuncion-erectil-causas-diagnostico-tratamiento/


Productos relacionados


ESPADIET Nat-SX 10 Cápsulas

(4)

Precio: 23,70€

Opiniones de Impotencia: Causas, Tratamientos y Prevención


Fabricantes / Laboratorios Relacionados



Artículos del Blog relacionados


Categorías relacionadas


 
Al hacer clic en 'Aceptar todas las cookies', usted acepta que las cookies se guarden en su dispositivo para mejorar la navegación del sitio, analizar el uso del mismo, y colaborar con nuestros estudios para marketing.
Configuración de Cookies
Aceptar todas las cookies

Centro de preferencia de la privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, el mismo podría obtener o guardar información en su navegador, generalmente mediante el uso de cookies. Esta información puede ser acerca de usted, sus preferencias o su dispositivo, y se usa principalmente para que el sitio funcione según lo esperado. Por lo general, la información no lo identifica directamente, pero puede proporcionarle una experiencia web más personalizada. Ya que respetamos su derecho a la privacidad, usted puede escoger no permitirnos usar ciertas cookies. Haga clic en los encabezados de cada categoría para saber más y cambiar nuestras configuraciones predeterminadas. Sin embargo, el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en el sitio y los servicios que podemos ofrecer.

[Política de cookies] [Más información]

Permitirlas todas


Gestionar las preferencias de consentimiento

Cookies estrictamente necesarias Activas siempre

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas. Usualmente están configuradas para responder a acciones hechas por usted para recibir servicios, tales como ajustar sus preferencias de privacidad, iniciar sesión en el sitio, o llenar formularios. Usted puede configurar su navegador para bloquear o alertar la presencia de estas cookies, pero algunas partes del sitio web no funcionarán. Estas cookies no guardan ninguna información personal identificable.

Cookies de Rendimiento

Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima. Si no permite estas cookies no sabremos cuándo visitó nuestro sitio, y por lo tanto no podremos saber cuándo lo visitó.

Cookies de Funcionalidad

Estas cookies permiten que el sitio ofrezca una mejor funcionalidad y personalización. Pueden ser establecidas por nosotros o por terceras partes cuyos servicios hemos agregado a nuestras páginas. Si no permite estas cookies algunos de nuestros servicios no funcionarán correctamente. También permite el almacenamiento relacionado con la seguridad, como la funcionalidad de autenticación, la prevención del fraude y otra protección del usuario.

Cookies dirigidas

Estas cookies pueden estar en todo el sitio web, colocadas por nuestros socios publicitarios. Estos negocios pueden utilizarlas para crear un perfil de sus intereses y mostrarle anuncios relevantes en otros sitios. No almacenan información personal directamente, sino que se basan en la identificación única de su navegador y dispositivo de acceso al Internet. Si no permite estas cookies, tendrá menos publicidad dirigida.

Cookies de redes sociales

Estas cookies están configuradas por una serie de servicios de redes sociales que hemos agregado al sitio para permitirle compartir nuestro contenido con sus amigos y redes. Son capaces de hacerle seguimiento a su navegador a través de otros sitios y crear un perfil de sus intereses. Esto podrá modificar el contenido y los mensajes que encuentra en otras páginas web que visita. Si no permite estas cookies no podrá ver o usar estas herramientas para compartir.


Confirmar mis preferencias

wait